Los beneficios de la meditación y los retiros de silencio también están ganando adeptos en las direcciones empresariales. En los últimos años, algunos directivos han pasado de mirar de reojo y con cierta desconfianza estas prácticas ancestrales a integrarlas en sus estrategias de cohesión y preparación de equipos. Este es el caso de Voxel, una empresa tecnológica de Barcelona cuya cúpula directiva siguió un retiro de silencio de cinco días en Sant Martí de Veciana (Anoia) para “calmar la mente y reducir el número de pensamientos con el fin de conseguir claridad”, según ha declarado el presidente de la compañía, Xavier Ginesta, al diario ARA.
 
 
Xavier Ginesta

Xavier Ginesta

En un reportaje, esta publicación explica que, durante el retiro, de carácter Vipassana, once ejecutivos de Voxel realizaron jornadas de meditación de siete horas y guardaron un silencio absoluto durante todos los días, salvo cuando tenían sesiones individuales con el instructor de Andrés Martín Asuero, presidente de la Asociación Profesional de Instructores de Mindfulness-MBSR.

Xavier Ginesta recuerda que en los primeros compases del retiro hubo un directivo que se resistía a las prácticas e incluso llegó a expresar su disconformidad con la experiencia que estaban viviendo, en la que, además de obligado silencio, tampoco podían tener acceso a la televisión o el móvil.

“Pero después de estas expresiones de disconformidad surgió una meditación en un estado de transformación”, explica el presidente de Voxel, que ya había realizado anteriormente dos retiros a título personal. “Le pidió disculpas al instructor porque había tenido una especie de revelación y había descubierto alguna cosa de sí mismo que posiblemente no había visto hasta ahora”, narra Ginesta.

El retiro concluyó con una dinámica en la que los miembros del grupo se distribuyeron por parejas, uno frente al otro, mirándose fijamente. Mientras uno de ellos ponía la mano en el pecho de su compañero, cogía la mano de este para ponerla en su propio corazón.

Los directivos tenían que agradecerse mentalmente experiencias enriquecedoras compartidas en el pasado o pedirse perdón por cosas que no se habían dicho. Lo que sucedió a continuación es descrito como “un volcán emocional” por el presidente de Voxel. “Fue instantáneo, todo el mundo empezó a llorar y a abrazarse. Es lo más emotivo que he vivido en mi vida”, añade.

Una de las primeras actividades que realizó la empresa cuando su cúpula directiva regresó a la oficina, fue organizar una sesión de estrategia para aprovechar la claridad mental que habían conseguido durante el retiro. Ginesta está muy satisfecho de la experiencia y destaca que Voxel es de las primeras empresas de España que se ha atrevido a llevar a cabo una iniciativa como esta.