La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho públicas unas directrices para mejorar la salud mental en el trabajo en las que, entre otras medidas, recomienda incorporar “intervenciones psicosociales que tengan como objetivo desarrollar las habilidades de los trabajadores en el manejo del estrés, como las intervenciones basadas en la atención plena” (Mindfulness). La entidad también se ha pronunciado a favor del yoga a la hora de aplicar prácticas que mejoren la salud mental y la capacidad de trabajo.

La OMS calcula que el 15% de los adultos en edad de trabajar tiene un problema de salud mental en algún momento de su vida laboral. Para el organismo internacional, la salud mental es más que la mera ausencia de problemas en este ámbito, ya que considera que se trata de “un estado de bienestar mental que permite a las personas hacer frente a los momentos de estrés de la vida, desarrollar sus habilidades, aprender y trabajar adecuadamente, y contribuir a la mejora de su comunidad”.

La OMS recuerda que la mala salud mental tiene un efecto negativo en el bienestar y el funcionamiento cognitivo, conductual, emocional, social y relacional de una persona, su salud física y su identidad personal, así como en el bienestar en relación con el trabajo. Como consecuencia, la capacidad de una persona para participar en el trabajo puede verse afectada, ya que puede producirse una disminución de la productividad y el rendimiento, una reducción de la capacidad de trabajar de manera segura o dificultades para retener u obtener un empleo.

Mediante estas directrices, la OMS proporciona orientaciones mundiales de salud pública basadas en la evidencia sobre intervenciones organizacionales, capacitación de gestores y trabajadores, e intervenciones individuales para la promoción de la salud mental positiva y la prevención de los problemas de salud mental. Las recomendaciones también incluyen medidas para favorecer el regreso al trabajo después de la ausencia asociada a los problemas de salud mental y la obtención de empleo para las personas que viven con dichos problemas.