Un estudio para comparar las diferencias entre los programas de Mindfulness-MBSR en las modalidades presencial y online concluyó que en ambos casos se reduce el malestar psicológico general de forma similar. No obstante, los investigadores comprobaron que en la modalidad online se produce una menor adhesión y satisfacción de los participantes en comparación con la modalidad presencial.

El estudio fue realizado en el 2017 por científicos de la Universidad Internacional de La Rioja y de la Universidad de Calgary (Canadà), en colaboración con el Instituto esMindfulness, para explorar las diferencias entre ambos programas a la hora de tratar el malestar psicológico de los participantes.

El estudio se llevó a cabo con un programa de Mindfulness-MBSR de 8 semanas de duración con dos modalidades: una presencial y otra online entre los meses de mayo y julio de 2017. Ambas modalidades contaron con medidas pre y post intervención para evaluar el malestar psicológico general, el grado de adhesión y la satisfacción con el programa.

En la investigación participaron 373 personas. La modalidad presencial, que contó con 109 participantes, se compuso de 3 grupos con 3 instructores distintos, mientras que la modalidad online, con 264 participantes, también contó con 3 grupos con 3 instructores distintos.

Conclusiones

Los investigadores concluyeron que el programa en modalidad online ofrece una reducción de malestar psicológico general “igual de efectiva que el programa en modalidad presencial”. También destacan que los programas en modalidad online presentan numerosas ventajas frente a los formatos presenciales, ya que suelen ser más económicos, además de presentar mayor flexibilidad horaria y la posibilidad de realizar las tareas desde casa.

“La modalidad online podría ofrecer beneficios similares a los de un programa de mindfulness en modalidad presencial a aquellas personas que, por diversos motivos (falta de tiempo, imposibilidad de acceso físico por vivir en entornos rurales, o discapacidad), no puedan desplazarse” a los centros donde se imparten programas MBSR presencialmente.

No obstante, también hay un dato importante que hay que tener en cuenta: la tasa de abandono de la modalidad online (35%) triplica a la tasa de abandono de la modalidad presencial (11%). Un incremento que, según los investigadores, puede deberse a múltiples factores, entre ellos la posibilidad de que los participantes en la modalidad online creyeran, erróneamente, que este tipo de programa demanda menos tiempo y menor trabajo que la modalidad presencial.