El envejecimiento nos alcanza a todos. Nadie puede librarse de las consecuencias físicas y psíquicas del paso del tiempo. Sin embargo, si eres una persona consciente, es muy posible que estés mejor equipado para manejar los efectos de la senectud.

Rebecca MacAulay

Rebecca MacAulay

Un estudio de la Universidad de Maine (EEUU) dirigido por la profesora asociada de psicología Rebecca MacAulay y publicado en la revista Aging & Mental Health, concluye que las personas mayores con altos niveles de «consciencia plena» (la capacidad de prestar atención al momento presente sin juzgar) gozan de mayor bienestar y salud mental. Los adultos conscientes también han demostrado poseer una mayor resiliencia ante situaciones estresantes.

En el estudio se evaluó a 121 adultos de entre 55 y 87 años en cuanto a sus niveles de atención plena utilizando una escala de conciencia de atención consciente validada científicamente. Luego, a los sujetos se les dio una variedad de tareas psicológicas para medir sus niveles de función ejecutiva, o el conjunto de habilidades mentales que permiten a las personas planificar, rastrear y lograr sus objetivos.

También se evaluó la memoria de trabajo, la capacidad de alternar entre tareas, y la capacidad de filtrar información irrelevante. Los investigadores también midieron la resiliencia psicológica y la respuesta emocional de los sujetos ante situaciones estresantes e inesperadas.

Los resultados mostraron que los sujetos con niveles más altos de atención plena eran generalmente más educados, y presentaban menos estrés, depresión y ansiedad. Los investigadores también concluyeron que el rasgo de atención plena estaba relacionado con un mejor control inhibitorio, y con una mayor capacidad para enfocar la atención y filtrar información irrelevante en las tareas.

Además, los resultados mostraron que el efecto nocivo del estrés percibido sobre el control inhibitorio se redujo significativamente en aquellos que tenían un nivel más alto de atención plena.

“Estos hallazgos plantean la posibilidad de que aumentar la atención plena, como un objetivo de intervención, pueda ayudar a atenuar los efectos negativos relacionados con el estrés en los adultos mayores”, afirma MacAulay.

“Nuestra investigación respalda que la atención plena crea un amortiguador mental que reduce el estrés percibido y la reactividad emocional, lo que puede tener beneficios a largo plazo en múltiples resultados de salud”, añade la investigadora.

Publicación de la Universidad de Maine: https://bit.ly/34ZdabM

MedicalXpress.com: https://bit.ly/34LmujL